sábado, 30 de julio de 2011

Chochete forever!!!


¿Todo esto para mí? ¿Por sólo 4 pavos al mes? ¡¡Pero si he tenido pajotes más caros!! Vamos que me refiero a cuando me disloqué el hombro cascándomela como un mono después de aquella maratón de sexo desenfrenado.

jueves, 28 de julio de 2011

Tócamela otra vez, Sam

¡Que te metas la bocinita por el puñetero agujero del culo, hostias ya!

Cuarenta minutos de reloj, cuarenta minutos me lleva el tío mamón debajo de la ventana de casa tocando el claxon sin parar, que ya no sé si lo está haciendo a posta o he tenido la mala suerte de que la haya palmado y haya caído a plomo sobre el maldito volante, con el cabezonaco ahí aplastando el pito.

La polla, qué coño el pito, ¡lo que me está tocando es la polla!

Si ahora no puedes sacar el coche, pues te jodes, y no haberlo dejado en doble fila en un barrio en el que se llega a aparcar hasta en triple fila y unos coches amontonados encima de otros con tal de ponerlo cerca de casa.


Si es que la gente no rige. Van todos apollardaos con el calor este infernal que tenemos ahora y no les llega la sangre a la neurona. Entre el calor de la calle y los calentones de las guiris con sus escotazos y sus minifaldas, lo normal es eso, que no llegue la sangre más arriba de la cintura.

Virgen santa. Y miran que van cocidas las pavas, que parecen el langostino ese que sale en la tele por navidad hablando en argentino… el Rodolfo o no sé qué cojones. Que, a la que te descuides, le estás arrancando la cabeza y comiéndote el cuerpo, como a las cigalas con las que te atragantas en Nochevieja.

Esa sí que es la mujer perfecta, no ves tú. Unos buenos melonacos en los que poder rebozarte la cabeza hasta ahogarte; un trasero duro, duro y respingoncete en donde puedes apoyar un vaso de cubata de esos gordos que se llevan ahora (que quién dice un vaso, dice un nardaco como la copa de un pino); unas piernas largas de cojones, de esas que cuando terminas de mirarlas tienes que volver a empezar porque ya se te ha olvidado cómo empezaban; unos labios rechonchitos que puedan chuparla durante un par de semanas seguidas… Y nada más.

Que con los labios sólo haga lo que mejor sabe hacer. Lo de hablar ya se lo dejó dios a los hombres, porque es sabio, como ellos. Donde esté una conversación de dos machos alfa, con su copa de coñac y su puro habano, mientras se cuentan los apodos que les ponen a las prostitutas con las que han copulado el último mes, que se quite el resto.

Joder, es que no me digáis, ¿qué interés puede tener el escuchar a dos pivas de quince años hablar del nuevo videoclip de la jodida Lady Guarra? ¿Y a dos hembras de 30, que ya están entrando en el tiempo de descuento y se les pasa el arroz, hablando del bolso del Zara que van a llevar en la despedida de soltera de la última amiga que les queda sin desposar (la última sin contarse ella, no te jode)? Y ya ni digamos una de 50 tacazos… Que te llega ahí a casa contándote sus mierdas del curro y su jefe que le explota por un mísero sueldo de 800 napos con sólo 4 minutos para el bocadillo… ¿pero desde cuando ha necesitado esta mujer más de 4 minutos al día para que un hombre la haga feliz?

Y sigue con el pitito, y sigue… ¡La madre que parió al puñetero mascachapas del coche y el padre que lo engendró! ¡Como baje te voy a meter el tubo de escape tan adentro del culo que te va a heder el aliento por el resto de tus jodidos días de existencia!

miércoles, 27 de julio de 2011

Panocho va al baño

¡¡Hijos de puta!! ¡¡¡Han sembrado de cámaras mi picadero!!! ¡¡Os vais a cagar!! Pienso ir a por vosotros y os voy a machacar... Hummm, y hablando de machacar, aquí os dejo una muestra...

lunes, 25 de julio de 2011

Aquí hay temita, ohh, sí, ohh, sí

Que me apunte a un gimnasio me dice el niñato, ¡que me apunte a un gimnasio!

Pues al gimnasio se va a apuntar tu madre, so mamón. Se van a apuntar tu madre y su culazo, que lo tiene tan gordo que le tiene que pagar una matrícula aparte para él sólo.

No estoy tan mal para mi edad. Es decir, conozco a hombres que están peor que yo y ahí siguen, nadie les presiona para tener que pulir y esculpir su cuerpazo grasiento formado a base de esfuerzo y muchas grasas saturadas en tapas de bar. Conozco a muchos. Bueno a dos y, en realidad, uno de ellos es Aida Nizar, vamos que no es un tío... o sí, yo qué coño sé.

Sea como sea, el caso es que me repatea el deporte nacional de este país. España no es el país del futbol, de los toros, o de carreras de sacos cargando con tu suegra en brazos (que eso sí que es deporte de riesgo y no el puenting). El deporte por excelencia del españolito medio (entre los cuales, por supuesto, no me encuentro; recordad que soy vuestro nuevo Dios del Pollardón Reventón), es el critiqueo. Y punto.

La putada de esto es el punto de vista de las personas. Las opiniones son como los culos, todo el mundo tiene uno.

Y algunos lo tienen más lleno de mierda que otros, claro.

¡Cagontóloquesemenea! Pues no que Pascual, el hijo de la del tercero izquierda, el que estaba con la “Bocabuzón” (creo que sobran las explicaciones del mote ¿no? ¡le cabían las pollas de tres en tres a la jodía!), bueno pues ese, con lo machote que era… Que si se había apuntado a la legión ahí con dos huevos, que si se había tatuado “Amor de madre, padre y lo que se tercie” en el escroto con Bic Naranja (que duele que te cagas, acordaos que es el que escribe fino), que si había dejado embarazada a las trillizas tetrapléjicas del pueblo la noche de la verbena, que si cuando andaba por las playas nudistas iba dejando un surco en la arena (mira, coño, sin haberlo querido me ha salido un “pareído”), bueno pues ese, el Pascual, ya no es Pascual ¡ahora es Pascuala!


¡Bbuarj! Perdón, sólo de recordarlo me ha venido otra arcada…

El jodío por culo, con la de veces que jugábamos juntos en el patio de casa a “churro, media manga, manga entera”, ahí saltando a caballito encima de mi trasero prieto y respingón ¡y ahora resulta que el tío era más bujarra que un palomo cojo!

Me siento culpable. Obviamente mi gran atractivo sexual, mi sex appeal, el dulce néctar de mi flor y mi gran tranca que compite en el Guiness directamente contra el Burj de Dubai, contribuyeron a que el que fuera mi buen amigo, cayera en desgracia en una enfermedad tan peligrosa como esa…

Total, que me voy ya, que eso del criticar está mal y punto. Que la gente tiene que querer los unos a los otros… Así que ya sabéis, mozas, quererme mucho. A todas horas; por el día, por la noche, en tu casa y en el coche, a lo guarrona con el freno de mano si hace falta. Quererme. A mí, a mi pepinaco y a mis lorzas, que aquí hay mucho para repartir y tengo metros de sobra
para todas…

PANOCHO THE CLOWN

jueves, 21 de julio de 2011

Panocho pornochacha

Joder. Joder, joder, joder.

Casi me da un ataque cuando he leído esta noticia esta mañana…

Después de un madrugón de la hostia a las 12:44 de la mañana y rebañar el vaso de leche que tengo en la nevera desde hace dos días, me pongo mis mejores galas, me meto en el metro y, en la misma puerta, me asalta el típico niñato treintañero sin curro que se dedica a repartir periódicos de esos gratuitos. ¿Para que la gente vaya entretenida en el metro durante el viaje? No, para que la gente te dé por culo con un vagón hasta las trancas de peña y, aún así, insista en abrir de par en par su maldito papelajo y te clave los codos mientras se lee la tira cómica del día.

¿Pero no os dais cuenta de que si es gratis no puede ser bueno, cagontó? Para que en este país algo salga en condiciones hay que pagar, leches, y mientras más caro mejor; y si no mirad a cuanto sale ya El País con el dominical, que dentro de poco tendremos que pedir un crédito al banco para poder parecer cultos llevando debajo la sobaquera el jodido periódico a pesar de luego ni leerlo.

Total, que me dan el papelucho este para envolver el mojonaco que dejan los perros en las aceras y sus dueños no recogen ni a la de tres, empiezo a leerlo (es lo malo de la prensa que, como no tiene fotos, te tienes que leer los anuncios de contactos para excitarte mínimamente) y me encuentro con la mayor burrada que he oído en años…

“Las tareas del hogar se valoran si hay divorcio”, dice el titular.

¿Las tareas del hogar se valoran?

Resulta que una pava que ha estado 15 años casada dedicándose en exclusiva a su macho y los cuidados del hogar e hijos, ha recibido casi 110.000 euracos del ala en compensación por los, digamos, “servicios prestados” durante ese tiempo, al divorciarse de su marido. El Tribunal Supremo ha dicho que sí, que se lo ha ganado la moza.

¿Pero a donde cojones vamos a llegar en este país? ¿Es que no está ya suficientemente mal el tema como para que ahora se pague a las mujeres por hacer algo que es obligatorio desde hace años? Si dios hubiese querido que Eva cobrase por algo que le viene impuesto por no haber tenido la suerte de nacer con pito, ya se habría inventado alguna ley que lo prohibiera ¿no?

¿Es que acaso a nosotros nos van a pagar por tener que comernos obligatoriamente los
platos esos que nos cocinan, por tener que levantar los pies cada vez que nos molestan barriendo mientras vemos la fórmula 1, o por tener que sacrificarnos dándoles sexo una vez al mes cuando en realidad nos gustaría que fuese la Cindy Crawford implorándonos que le rellenásemos con el churro a diestro y siniestro?

No señores, a nosotros nadie nos indemniza por tanto sufrimiento y no nos quejamos. No nos quejamos porque somos machos españoles, de los de pata negra… De las 3 patas negras, ¡qué coño, jojojojo!

Oye pues nada ¿eh? si es por eso ya hago yo las cosas esas del hogar. Total, ¡si está tirao!



La lavadora… euh, bueno, le das al botón de “power”… o, o al de “star”, o el “on” o como coño se llame, el del dibujito de empezar, y le metes la ropa dentro; bueno, a ver, la puñetera ropa la metes antes, creo, y le enchufas litro y medio de detergente y desodorante, o algo así. Ya está, primera tarea realizada con éxito.

Luego la cocina. De eso voy sobrao, yo lo sabéis los asiduos de mi superblogdecojones: paquete de congelados del Lidl y a tomar por saco.

Segunda tarea. Los platos. Pues los platos se amontonan en pilas de 23 ó 24, se les remoja con litros de agua, se les vierte medio bote del fary-ultra y ya se les despegará la mierdaca. Y si no se tiran y se compran otros limpios, ¡que de algo tienen que vivir los fabricantes de platos, cojones! Otra menos.

Limpiar la casa, eso es lo más fácil. Se compra un bote de lejía, se echa en el cubo de la fregona, se prepara la escoba, el recogedor y el trapo del polvo (el de quitarlo, que de echarlo ya me encargo yo), se compra un limpiacristales… y se le paga 11 euros a una peruanita sexy pa que te limpie la casa en una mañana (y que te dé derecho a roce, faltaría más). Tarea namber for.

Y lo de hacer la cama… venga, coño, ¿quién va a ser tan tonto como para hacer la cama por la mañana cuando la vas a volver a deshacer por la noche? Tarea cinco finiquitada.

Joder, creo que esto es demasiado trabajo. No, si al final va a ser verdad que se lo han ganado y todo… Menos mal que aún tengo dinero del paro con el que poder pagar…

PANOCHO THE CLOWN

lunes, 18 de julio de 2011

Bienvenidos al puto Imserso

Jodida vieja de los cojones… ¡que no le dejo el asiento del metro, hostias ya!

Es que esta gente, los abueletes estos que se aburren y no tienen nada que hacer en todo el día porque ni sus familias les quieren, me hierven la sangre.



Las malditas excursiones del Imserso, con sus autobuses llenos de microbios septuagenarios ahí con todos soltando sus jodidas toses hasta arriba de esputos, que te arrimas a menos de 20 metros y te riegan de babas como si te hubiera bañado en escupitajos el propio Jar Jar Binks.

A ver si es posible que, la próxima vez que pase la azafata vendiendo las mantitas de los cojones, os liéis tanto en una que os quedéis ahí, jugando a “la momia de Tutankamon”… Yo os regalo el gato y la cripta, tranquilos.

Pero, claro, es que es muy fácil ser un matusalén en esta ciudad. Qué cómodo entrar ahí en el vagón del metro todo achacoso, haciéndose la víctima con sus piernas llenas de varices y sus carnes flácidas, como las tetas de una prostituta libanesa enana a la que se le han saltado los puntos de sutura; que si el bastoncito de madera corroído de termitas, que si las gafas culo vaso a punto de escurrirse por la punta de la nariz (¡a mí sí que se me escurren cosas por la punta, chavalas!) y esa mirada que te echan asesina, como si su vida dependiera de posar su trasero con pañal en el asiento en el que vas tú relajadamente, mientras recuerdas lo bueno que fue el sexo oral con aquella chica que perdió la totalidad de sus dientes por las caries, la
hija del dueño de la fábrica de Sugus.

¡Pues yo también estoy cansado, me cago en tó lo que se menea!

Que sí, señora, que sé que soy un tipo vigoroso a pesar de mi edad y con un pollardo que no me cabe en mis holgados pantalones de payaso; que ya sé que pone la pegatinita esa de las narices del asiento reservado pero es que el mamón del alcalde, aún sigo sin saber por qué, no responde a mi petición de asientos reservados para payasos… ¡Y también tenemos nuestros derechos!

Qué ganas tengo de que la grúa me devuelva mi coche…

PANOCHO THE CLOWN

sábado, 16 de julio de 2011

Mis momentos decisivos 2


"Fue muy triste darme cuenta que para ella no fui más que una noche de diversión".

jueves, 14 de julio de 2011

Cooking con Panocho

No entiendo por qué la gente se empeña en aprender a cocinar, ¡pero si no hace falta!

Que si el Telepizcha ese, que si las croquetas congeladas del Día% y poco más. A ver, que yo me defiendo, soy un hombre de mi casa… Unos huevos fritos con mucho pan pa mojar, que eso ayuda, o un jodido sándwich de jamón y queso, o hasta un buen paquete de salchichas de esos de 30 céntimos hasta arriba de mostaza ¡y te montas un menú cojonudo! Eso sí, la birra bien fría y unas botellas del lambrusco doña Emilia o su puta madre, que no falte, que ayudan a bajarlo todo y te aseguran una buena curda de esas para marcar en el calendario y contarla a los nietos.

Para eso sí que servía mi ex mujer ¿no ves tú? para cocinar. Para cocinar y para chuparla, que era una máquina de tragar la tía… o eso me dijo el cabrón que me le levantó, a mí no me tocaba ni con un palo desde lejos.

Total, que con la presión de ser un máquina a nivel gastronómico a la par que sexual, me he puesto a ver al Arguiñano y su programita de recetas místicas por si pillaba algo… ¡Este tío es la polla! ¿y esos platos que se monta? ¿Dónde coño han quedado las recetas de albóndigas de las abuelas?

Me pongo delante del jodido televisor, con mi libreta llena de lamparones de… bueno, de a saber qué cosa, intento tomar notas ¡y no me entero de nada!

Va el notas, se marca unos chistes patéticos de esos suyos (joder, espero que por lo menos le paguen al becario de guionista ese que tienen antes de lapidarlo como castigo) y dice “Hoy vamos a aprender a cocinar ensalada de txangurro al estilo camerunés” ¡y se queda tan pancho, que no panchito, ojo!

Ponemos unas hojarascas de lechuga verde esparcidas en el plato y, luego, le añadimos
lechuga roja, cebollinos y zanahoria cortada en juliana. A mí la tipa esta que no me toque los cojones, me da igual si el plato lo monta la Juliana o Lolo Ferrari, que el que se lo tiene que comer soy yo, hostias… Bueno, el caso es que luego, ahí al medio, en plan donde caiga, le metes el changuarro ese o como se llame y lo riegas con una vinagreta de vinagre, cebolla, pimiento y perejil. ¡Hostia, Arguiñano, qué original, perejil!

¿Sabes lo que me pasó con tu maravilloso invento de las narices, majete? Que me bajé a comprar los ingredientes al tendero de mi barrio, don Isidro, el veterano de guerra afiliado del Partido Popular; cuando le pedí la lechuga verde, la zanahoria y los cebollinos todo cojonudo pero, cuando le pedí el resto, tuve que salir cagando hostias mientras me tiraba la botella de vinagre abierta a la cabeza gritando “¡changurra será tú puta madre, so mamón, pedirme a mí una lechuja roja el tío joputa!”.

Me vuelvo a las empanadillas congeladas…

PANOCHO THE CLOWN

domingo, 10 de julio de 2011

Chinatown

Me voy a cagar en todo lo que se menea…

Ya han vuelto a abrir otro chino en mi barrio. ¿Pero de donde cojones sale esta gente? ¿Que no tienen casa allí, a lo lejos, en la isla aquella de los pelotas de donde vienen todos?

Ah, vale, que la isla es Japón, no China. Ya ves tú, como si importase mucho la diferencia. Son raros y punto. Con esa forma de hablar, que lo único que saben pronunciar bien en español, el idioma universal, es la palabra “hola” y porque ya se la dimos hecha.

Eso y “tlestlenta”. Cada vez que pagas en un puto chino te cobran “tlestlenta”. Una bolsa de pipas y unas birras de litrona, “tlestlenta”; 4 cajas de donuts con el chocolate reseco y mohoso, “tlestlenta”; las 7 cajas de condones que gasto por semana habitualmente (sí, chavalas, soy pura pasión latina desenfrenada), “tlestlenta”; una caja de dinamita marca Acme y 2 puros habanos, “tlestlenta”…¡ Joder con el “tlestlenta”, cuando este país se vaya a la mierda, nos echen del jodido euro y volvamos a la peseta, no sé qué coño va a ser de ellos!

A mí me da igual, si yo paso de sus jodidos culos amarillos, lo que me toca los cojones es la forma esa tan rara que tienen de mirar, como sospechando de todo y de todos. ¿Qué coño son, chinorris de barrio o unos malditos espías infiltrados para robar los planos del invento del chupachups?

Qué pedazo de invento español. El Chupa Chups, anda y que el pavo que lo inventó se partió la cabeza el mamón. Me lo imagino ahí en su casa con un jodido sugus en la boca, bosteza y se le cae al suelo, y el tío va y piensa “hostias, esto no habría pasado de tenerlo agarrao con algo; le voy a poner una jodida cadena, como a las gafas” y el tío ahí con las encías sangrando mientras se le clava la cadena hasta el fondo…

Para chino bueno, bueno el Brus Lí, ¡repartía hostías como panes el cabroncete, jajajaj! Que le venía un chinaco por la derecha, patadón en los huevos con la pierna derecha; que le venía otro amarillo por la izquierda, patadón en los huevos retorcíos con la pierna izquierda; que le venía una chinita morbosa de frente a darle agradecimientos por salvarla… ¡pollardazo palante con la pierna del medio!



Y también me da mal rollo lo de la comida. ¿Por qué cojones le echan arroz a todo? Arroz 3 Delicias, arroz Kubak, fideos de arroz, cerveza de arroz… ¡si es que es imposible! Aquí hay trampa, os lo digo yo. Es imposible que, con lo que estriñe el arroz, ellos estén tan delgaduchos todo el puto día. Si fuera verdad, si se alimentaran de arroz digo, ¡estarían para reventar ya!

Tienen que tener un jodido tapón en el culo de ágarrate y no te menees y, el día que vayan a cagar, aquello va a ser peor que un Tsunami… Olas y olas de arroz marrón invadiendo las calles, que va a parecer la invasión mundial de los Ferrero Rocher con la Isabel Presley a la cabeza, surfeando en la cresta de la ola más grande.

Llaman a la puerta, me váis a perdonar. Es el pedido de la oveja hinclable que pedí a china, que por fín ha llegado. Nos vemos.

PANOCHO THE CLOWN

miércoles, 6 de julio de 2011

Me presento...

Hola…

Euh, no sé qué coño escribir. No sé para qué coño se usa esto, vamos.

Yo lo que quiero es follar. Y Punto. Conocer gente y follar, para eso se usa hoy día el internet este de los cojones ¿no?

A ver, por gente me refiero a tías, muchas tías, nada de “invertidos” de esos. Y tías de raza buena ¿eh? que no me cuelen a las de colorines que yo no soy de ese palo. Yo el arroz lo como blanco, que cojones va a ser eso del arroz amarillo de las paellas, joder. Cada uno que se junte con los suyos, que la mezcla es mala y luego te deja una resaca cojonuda…

Total, que me llamo Panocho. Bueno, me llamo Bruno pero todo dios me conoce como
Panocho, y podemos ser cibercolegas y chorradas de esas ¿no? Yo escribiré, lo que sea, cuando sea, y ya veremos qué pasa. Total, por tiempo libre que no quede. Desde que tuve esos pequeños altercados en el circo donde curraba, no he vuelto a pisar una pista… Bueno, de baile sí. Que vale que no sé bailar, no soy Travolta, pero me defiendo.

Qué hostias, hoy día ni Travolta es Travolta. En todo caso es “el tipo que se comió a Travolta” porque manda huevos como está el mozo, eso sí que es un pavo relleno de acción de gracias y no mi suegra cuando va a la playa en bañador.

Joder, mi suegra, como me machaca el subconsciente este de la narices. Quería decir ex suegra. Es que la echo de menos… vamos, a sus croquetas y albóndigas que la tía tenía una mano cojonuda. De grande y de buena en la cocina digo, las dos cosas, porque el Yeti a su lado era la Nancy esquiadora… ¿Cómo coño puede ser una bigarda 1,90 de alto y tener esas espaldas? he conocido a luchadores de sumo más femeninos que ella…


Es alemana. Me enseñó algunas palabras porque intenté conseguir trabajo allí, con eso de la Merkel y la madre que la parió. En alemán aprendí que “luna de miel” es “desvïrggensen”, “40 años casados” es “jhodansen” y “suegra” se dice “storbo”… Aún no entiendo cómo se lo tomó tan mal, ¡para una vez que me implico en algo de la familia política, joder!

Bueno, va siendo hora de mandar esto a paseo. Ya me han cargado los videos de la página web porno de la que soy socio y máximo accionista y me resulta jodidamente complicado escribir con una sóla mano y este tembleque…

Venga, chavalas, os espero por aquí, que en el fondo soy un tío majete y sano (adjunto mi última revisión médica del sífilis y sida, tranquilas).

PANOCHO THE CLOWN